1. Ten cuidado al abrir archivos adjuntos enviados por correo electrónico.

    Abrir correos que contienen archivos externos o desconocidos tiene riesgos ya que documentos o fotos pueden contener archivos maliciosos. Para evitar esto, escanea todos los correos sospechosos recibidos.

  2. Nunca respondas a correos automáticos no solicitados.

    Si has recibido un correo con una respuesta automática a una suscripción, nunca respondas ni hagas click en el link para darte de baja de la subscripción. Esto le avisa al spammer que el correo ha sido abierto y leído, lo cual te convierte en un blanco más fácil en el futuro.

  3. Nunca compres nada anunciado en un correo de Spam.

    Las ofertas en los correos de spam a veces son demasiado buenas para ser ciertas ¡y así es! Evita comprar productos o servicios procedentes de un correo desconocido o de alguna oferta sospechosa.

  4. Nunca hagas click en links con solicitudes sospechosas.

    No importa la urgencia que un correo pueda aparentar tener o cuán increíble pueda parecer la oferta que está a punto de terminar, nunca hagas click en ninguno de esos links y nunca envíes ningún tipo de información. Simplemente elimina el correo.

  5. Tu banco nunca te enviará correos pidiéndote información personal.

    Si alguna vez recibes un correo de parte de tu banco pidiéndote información personal o a verificación de tus datos personales, no lo respondas. Un banco nunca te pedirá este tipo de información por correo.

  6. Nunca respondas a ningún correo que te solicite información personal o confidencial.

    Sin importar lo que puedan prometerte a cambio de tu información personal, nunca des esta información a nadie. Nunca volverás a saber de esas personas que inicialmente te contactaron y el uso potencial de esos datos puede hacerte mucho daño.

  7. Usa contraseñas fuertes.

    Crea contraseñas complejas que no puedan ser adivinadas fácilmente.

  8. Usa contraseñas diferentes en cuentas diferentes.

    Un hacker tendrá menos posibilidades de acceder a tus cuentas si no repites las contraseñas online. Cuantas más, mejor.

  9. Nunca guardes una contraseña en un ordenador que no sea el tuyo.

    Para hacerte más fácil el regreso a su página, muchos sitios web ofrecen la opción de recordar tu información de ingreso en el ordenador que estás utilizando. Nunca aceptes esta opción si no estás usando tu propio ordenador personal.

  10. No instales cada programa que te ofrecen.

    Muchos sitios web ofrecen programas “gratis” para instalar, pero esto muchas veces puede ser sólo un factor de distracción, pues muchos de estos programas pueden contener malware. Para evitar estos inconvenientes, asegúrate de conocer todos los detalles del producto y de la compañía antes de descargarlo.

  11. ¡Usa un antivirus!

    ¡No le pongas las cosas fáciles a los cibercriminales! Existen soluciones y antivirus tanto de pago como gratuitos, disponibles para todas las plataformas.

  12. No conectes cualquier dispositivo USB que encuentres.

    Muchos dispositivos USB (como tarjetas de memoria, tarjetas SD y discos duros extraíbles) contienen malware que puede activarse al conectarlos a tu ordenador. Siempre, antes de utilizar alguno de estos dispositivos, escanéalos en busca de virus.

  13. Bloquea tu ordenador cuando no estés cerca de él.

    Nunca dejes tu escritorio o tu espacio de trabajo sin ponerle antes una contraseña a tu ordenador. Asegúrate de que está protegido con una contraseña para evitarte el riesgo de que alguien más tenga acceso a tus archivos.

  14. Bloquea tu smartphone y configúralo en autobloqueo.

    Configura algún tipo de contraseña para tu smartphone y asegúrate de configurarlo con bloqueo automático después de un minuto. Si te lo llegaran a robar, será más difícil para el ladrón acceder a tus datos.

  15. Los smartphones son ordenadores poderosos, úsalos sabiamente.

    Los smartphones son básicamente ordenadores pequeños, con capacidad similar de conectividad, memoria y almacenamiento de información personal.¡Tenlo en cuenta!

  16. Nadie te “echa de menos” realmente en las redes sociales.

    Correos electrónicos de personas conocidas o desconocidas que dicen estar “echándote de menos” online son probablemente spam. Y ya sabes qué hacer con el spam; borrarlo.

  17. Recuerda que nunca eres el visitante número un millón.

    Si alguna vez ves un anuncio parpadeando en un sitio web y dice que eres el visitante un millón y que por esta razón has ganado un premio increíble….bueno este anuncio nunca cambia….y tu tampoco ganarás nunca nada.

  18. Nunca publiques fotos inapropiadas en Facebook.

    No importa lo reducido sea tu círculo de amigos online, las fotos inapropiadas pueden eventualmente ser compartidas con personas que no deberían verlas. Las fotos pueden filtrarse hasta llegar a tus jefes, parientes, etc.

  19. Nunca te saques fotos desnudo… incluso si sales bien en ellas.

    Una vez estas fotos dejen tu ordenador o smartphone será muy difícil recuperarlas completamente, y pueden regresar a ti y “perseguirte” en el futuro.

  20. Internet nunca olvida.

    Hay mucho espacio de almacenamiento en internet, donde se guardarán fotos y documentos que aparecerán cuando menos lo esperas. Incluso si borraste algo de su fuente original, hay una gran posibilidad de que ya haya sido copiada y guardada en algún otro lugar.